Fútbol 7, diversión y formación para entender el deporte rey

César Molinuevo | Director del Fútbol 7

Las categorías de prebenjamines y benjamines están orientadas para que los niños se diviertan jugando, pero también formándose en el fútbol 7, embrión de lo que después será el deporte más practicado en nuestro país. Este es un deporte derivado que hereda las reglas generales del juego, con siete jugadores, con las dimensiones del terreno de juego más pequeñas y con la duración de los partidos y reglas de sustitución también diferentes. En este artículo analizamos el rendimiento de los equipos de las categorías inferiores con 16 equipos, de la A a la H, en este primer tercio de la Liga en la Escuela de San Blas.

El primer tercio de la Liga en la Escuela de San Blas me llena de orgullo y satisfacción. Ver a los prebenjamines en su primer año de iniciación al fútbol 7 es todo un privilegio y ser testigo de su primer contacto con el balón, con los compañeros o los monitores, es una gran experiencia. Les da igual que haga calor o frío, que llueva o nieve, quieren jugar y divertirse, precisamente nuestro principal objetivo en esta etapa de formación.

Los tres primeros meses de la Liga ha sido sobresalientes; empezaré a desgranar los equipos.


Prebenjamines

El prebenjamín A, entrenado por Fernando, al que le ha tocado bailar con las más fea teniendo que competir en Valdebebas contra equipos más experimentados. Nuestros jugadores son nuevos y esto es un hándicap, sin embargo su objetivo es aprender a jugar en equipo, colocarse dentro del campo y mejorar técnicamente olvidando los resultados. Han mejorado mucho este primer tercio y se nota.

El equipo de prebenjamín B de Carlos Santiso, está formado por jugadores de segundo año y en los que hemos depositado muchas esperanzas por su estilo de juego y estamos seguros que al final del año nos darán más de una alegría. Prebenjamín C está entrenado por Juanjo, una escuadra luchadora formada por jugadores también de segundo año con un objetivo claro: mejorar técnicamente y subir puestos en la clasificación; lo conseguirán con toda seguridad.

El equipo de prebenjamín D está entrenado por Julián, un técnico con experiencia y que está imprimiendo carácter. Se encuentra en la mitad de la tabla dando muchas sorpresas y vamos a por todas con este equipo. Isidro entrena el prebenjamín E, un grupo de jugadores de primer año muy luchadores y que están mejorando técnicamente a velocidades de vértigo. Tenemos paciencia y esto solo acaba de comenzar, pero se nota empaque de buen equipo.

El prebenjamín F está dirigido por Cristian y al igual que el prebenjamín E, este es una año de adapatación y diversión. Toca disfrutar, y verles jugar con ese toque preciso y precioso dice mucho de la filosofía de su entrenador.

Elena es la única mujer entrenadora de la Escuela de San Blas y entrena al prebenjamín G, también con jugadoras nuevas que están dando espectáculo sobre la cancha de juego. Karen entrena al prebenjamín H con la ayuda de Iván, un grupo de jugadores luchadores de segundo año que juega en Moratalaz y muy bien clasificado en la tabla de los mejores.

 

Benjamines, llega la exigencia

Es la categoría en la que empiezan las exigencias familiares. Se nota en la grada, se pasa de las sonrisas complacientes de los prebenjamines a un ambiente más tenso y donde los padres son los primeros en exigir mayor rendimiento a sus hijos. A la Escuela no nos gusta este planteamiento y rogamos a los padres mayor contención en este sentido, pero somo conscientes de la realidad competitiva de muchos progenitores.

Pero vayamos a lo estrictamente deportivo. El benjamín A entrenado por Paco Perea está formado por chavales muy trabajadores y con alto nivel técnico, acostumbrados a competir en una Liga exigente. Tras un comienzo dubitativo han cogido el ritmo de competición y muestran grandes avance en el juego colectivo. Cristian entrena también al benjamín B, un grupo muy completo, luchador y con gran nivel técnico; están jugando fenomenal y estamos seguros que al final de la Liga estarán en lo alto de la tabla. De momento pedimos trabajo, pero también diversión.

El benjamín C está entrenado por Juanjo, con jugadores de segundo año que están mejorando las últimas jornadas, avanzan técnicamente y se nota que se lo pasan bien sobre el terreno de juego. El benjamín D es el equipo de Borja, una mezcla de jugadores de primer y segundo año que se están adaptando a las exigencias de la Escuela, mejorando día a día y mostrando rachas de buen juego que esperemos tengan continuidad.

Jesús entrena al benjamín E, con un incio de temporada espectacular, terceros en la tabla en un grupo muy difícil y creemos que podrán seguir evolucionando con experiencia ya adquirida en la Escuela de San Blas. Santiso entrena al benjamín F, situado en al mitad de la clasificación, pero con objetivos mucho más altos conciendo el gran trabajo realizado. El benjamín G es entrenado por Luis, en un grupo difícil, pero proponen un juego que nos está encantando para ser jugadores de primer año y da gusto ver como lo dan todo sobre el césped.

Por último el benjamín H, entrenado por Guido, con un comienzo flojo, pero con un extraordinario trabajo diario y con una filosofía: jugar la pelota y crecer como deportistas y como personas, precisamente los valores principales de la EDM.